Escala, corre, sueña

Ahí está frente a la pared inmensa, él y la pared.

Nada más importa en ese momento, él y la pared.

Somos privilegiadas de ser espectadoras de esos momentos tan reconfortantes.